Preguntas

Tengo la suerte de vivir con alguien que sabe hacer preguntas. La suerte y la desgracia. Desgracia en el sentido de que interpela, moviliza, y una a veces preferiría quedarse tranquilamente en la inopia… pero acaba una agradeciendo y tachándolo de suerte, porque en el fondo sé que es bueno que nos saquen de la zona de comfort. Hace mucho tiempo que no escribo aquí, lo sé, y he tenido intención de hacerlo. La verdad es que he tenido un par de meses extremadamente movidos. Se mezclaban dos cosas; por una parte, no en todo momento estaba dispuesta a sentarme y ponerlo todo en claro y sobre la mesa, por otra, cuando lo hacía era demasiada verdad y crudeza como para exponerlo aquí en público. Así que el tiempo ha ido pasando, y no he escrito. Ahora, las aguas casi han vuelto a su cauce.

Ovillos
Lo que me ha llevado a escribir hoy, además de que hacía tiempo que quería y me sienta fenomenal para aclarar ideas y compartir, es una pregunta que me han hecho hace apenas un ratito. Nada del otro mundo, y sin embargo un mundo. Me recuerda a una amiga, que también sabe hacer la pregunta oportuna en el momento oportuno, y te deja pensando. Las personas somos complejas…. al menos yo me veo a mi misma como un ovillo todo enrevesado. Y me he dado cuenta de que suele haber una capa subyacente, de que las personas actuamos movidas por un sinfín de fuerzas: motivos, esperanzas, anhelos, sueños, miedos, proyectos, fachadas, mecanismos de defensa… suele haber algo más, suele haber un por qué aunque éste esté velado incluso a nuestros propios ojos. No siempre sabemos qué nos mueve, pero no hay duda de que conviene preguntarse. En el fondo, esos porqués nos mueven, y lo que hacemos… o lo que perseveramos en hacer, acaba definiendo cómo somos, y, hasta cierto punto, quienes somos.

Tengo ganas del verano, del cambio de aires… no quiero que sea una huida. Me pregunto, ¿De qué huir? Me pregunto ¿Si pudiera ir a cualquier lugar, a dónde iría (qué valoro, por qué apuesto, a qué renuncio… la pregunta bien considerada es muy amplia)? Me pregunto, ¿Quién me acompaña en el camino? Me pregunto cómo me relaciono con el pasado, con mi historia, y cómo afecta ésta a mi vida y mi futuro. Me pregunto qué espero de mis relaciones, y creo que es hora de ver qué espacio ocupa cada una. Me pregunto qué es lo mejor de mi vida, y qué me gustaría cambiar… y cada una de estas preguntas es un hilo, un cabo del que tirar al que van unidos muchos otros hilos, así que hay que irlos procesando poco a poco, en oración, con transparencia y sinceridad, profundizando. Es todo por ahora. Queda el final abierto, al tirar del hilo va desenrollándose, y sigue y sigue… 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s