20 años a tu lado

IMG_8851.JPGMi querida hermana,

Me conoces, sabes que me emociono con presura, que todo es motivo de fiesta e ilusión, y que hasta las cosas más pequeñas fácilmente las vivo como excepcionales (cuando no son parte de la rutina). Bien sabrás entonces que este nuestro cumpleaños es para mí, como seguro también para ti, cosa bien grande. 20 años. 20 años… Sí, te imagino sonriendo, como lo estoy haciendo yo ahora, pues veinte años implica un cambio de década, y nos pilla en momentos muy especiales. Me parece increíble que estés tan lejos, en Bélgica, cuando hasta hace dos años no nos separábamos para nada. Qué gran oportunidad que sé aprovecharás al máximo. Y mírame a mi, en el noviciado, creciendo… ¡o eso procuro!

Ante todo lo que me brota del corazón ahora mismo es una acción de gracias. Mientras ayer reflexionaba un poco sobre el contenido de esta carta, concluí que un indispensable es ese gracias “abbá”, nuestro padre del cielo, por soñarnos, creer en nosotras y guiarnos durante estos 20 años, desde antes incluso de darnos vida insertándonos en el seno de la que considero que es la mejor familia del mundo; que, con sus pros y sus contras, nos ha criado, formado… enseñándonos a vivir, a ser buenas y ante todo el valor del amor, amándonos y haciéndose amar, todo un “learning by doing”. Y es que si algo he aprendido en estos 20 años es que lo que prima son las personas, esa es la auténtica riqueza, y doy gracias a Dios por haber llenado mi vida de tantísimas personas que han estado (pues termina pesando más el estar que el hacer), que han sido intercesoras y también modelo… y doy gracias por ti, mi melliza, mi compañera de travesía, la que mejor me conoce… my sis.

Gracias, porque eres buena y cariñosa, entregada y detallista. Porque eres muy trabajadora, y responsable; y muy paciente conmigo cuando no lo era/soy tanto. Porque nos complementamos de maravilla, y para mi siempre fuiste mi “professional fashion designer” (y te aseguro que ando perdida sin ti). Gracias por tus abrazos, esos apretados de los que siempre intento zafarme pero que a veces me vienen como anillo al dedo. Gracias por tu voz angelical, toda tímida y vergonzosa en general pero potente y desenfrenada en la intimidad, porque siempre hubo la máxima confianza entre nosotras, y eso la distancia nunca lo debilitó ni lo debilitará, porque siempre contamos la una con la otra, como debe ser. Gracias “my twin” por estos 20 años en los que has sido ejemplo diario, porque siempre he admirado tu sencillez, tu hondura y profundidad, tu lealtad incondicional, y el tener siempre una palabra dulce que decir, y porque siempre fuiste mediadora de paz, afianzando el trío de hermanos, todos por igual. Gracias porque has sido una hermana inmejorable, pero también una gran persona. Igual que al ir creciendo íbamos poniéndonos de puntillas ahora la una ahora la otra para ver quien era la más alta, también a otro nivel me haces ponerme de puntillas para llegar a tu altura, me impulsas a ser mejor persona y mejor hermana. Gracias.

No sabemos el día ni la hora de nuestro final. Podemos tener toda una vida por delante, o podríamos abrazar al Padre mañana mismo. No lo sé. Lo que sí sé es que estos 20 años he vivido una vida bien plena. He encontrado el sentido de mi vida, también lo he perdido, hallándolo de nuevo y perdiéndolo otra vez… He sentido momentos de auténtica felicidad y alegría, pero también me he sentido triste y “low”, momentos de mucha intensidad, pero también tiempos estancos que en su momento parecían estériles pero luego resultaron no serlo. He vivido de todo, y he vivido bien. Echo la mirada atrás y me veo algo curtida pero sobretodo dichosa por todo lo vivido, todas las oportunidades que nos han concedido y todo lo que nos ha sido regalado y nos ha ido calando. Suerte la mía que miro atrás y abunda el color y la luz. Tengo que dar gracias también por esa memoria selectiva que se centra sobretodo en lo bonito y gratificante, aunque sin borrar del todo lo demás, pues son también fuente de aprendizaje. Quiero quedarme con el valor de las personas, con la importancia del agradecimiento, con esa inocencia y alegría del niño que permanece en mi. Quiero quedarme con la visión global, con la importancia de ensanchar los horizontes, con que lo importante suele ser intangible, con la mirada puesta al futuro aunque cimentada sobre lo experimentado. Quiero quedarme con la revolución que causó Dios en mi vida, para nunca dejar que ese fuego se apague, y nunca cejar en anunciarte, en contagiar eso que para mi ha sido el mayor regalo. Quiero quedarme con que la vida es camino, es dinamismo, es movimiento, no siempre es cierto eso de que “los tiempos pasados fueron mejores” ni tengo que esperar para disfrutar del futuro, sino que debo vivir el ahora, pues es el único tiempo disponible en el que puedo cambiar. “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”…

Quiero finalizar con buenos deseos. Deseo que seas feliz, que construyas tu felicidad, que te construyas a ti misma y el mundo que deseas. Deseo que persigas tus ideales y te mantengas constante y con fuerza. Que no te amedrenten las adversidades, que siempre trabajes tu creatividad para buscar como sortearlas, pero que sepas pedir ayuda cuando la necesites, confiando en que nunca faltará la mano en la que apoyarte. Deseo que mantengas ese espíritu sencillo y humilde, que encuentres siempre buenas amistades y que las pasadas no te hagan caer, que antepongas tus valores a lo que te ofrece el mundo, que tu voluntad sea férrea y te ayude en tu empeño. Deseo que te veas tan guapa, inteligente y buena como te veo yo, que nunca olvides a tu familia y que cuides a los abuelitos, pues la familia hay que nutrirla, y somos los que siempre estaremos a tu lado, pase lo que pase, queriéndote y cuidándote. Deseo para ti tantas cosas… En el fondo, lo más importante es que deseo que te sientas amada, (también por Dios), que sepas darte por completo y amar hasta la médula. Que sepas valorar lo que tienes y luchar por lo que quieres sin darte por vencida. Deseo que tengas una vida larga y plena, deseo estar siempre a tu lado (trascendiendo lo físico). Deseo lo mejor para ti, pues tu eres una de las mejores cosas para mi.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s