Archivos Mensuales: abril 2017

Reencuentro con el amado

Luna

Hoy te me escondiste,
Y ahora te revelas.
De nuevo en la luna
Que hoy está llena.

Oh luna preciosa,
Tú eres mi regalo.
Aunque no lo sepas,
Te envía el Amado.

Hoy me puse tensa,
Te llamaba a gritos,
Buscando por dentro,
Tú te habías ido.

Caprichosa mía,
A ti te esperaba,
Pues al calendario,
Tú estas atada.

Mas siempre me cuadra,
Tú siempre apareces,
Cuando mi alma anhela,
Que mi Dios me bese.

Ahora que estas plena,
Dura un breve instante,
Confío en que vuelvas,
No vas a dejarme.

Sé que soy tu amada,
Señor, Amor mío,
Toda yo me entrego,
La luna es testigo.

Gustarte y sentirte,
Eso es lo que quiero,
Mañana querido,
Tu pasión cual fuego.

Reflexión: Lo + importante en mi vida

reflexionar

Ante mi una pregunta nada sencilla: ¿Qué pienso que es lo más importante en mi vida?

A primeras lo primero que me viene es: debería ser mi familia, (muchos años arraigado), a continuación surge un: mejor aún, debería ser Dios… y yo me pregunto cuál es la verdadera respuesta a esta pregunta; no lo que debería ser sino lo que es. Y no tengo clara la respuesta. Reflexiono. Me encuentro ante una encrucijada. ¿Lo más importante es lo que más valoro o es lo que tiene una posición central en mi vida? Hay cosas imprescindibles pero que no por ello las aprecio realmente o las valoro más (Fácilmente podría decir que es importante comer, dormir, la seguridad… Pero yendo a lo profundo: ahora mismo para mi es importante/imprescindible la compañía, pues me cuesta vivir la soledad).

Egoístamente pienso: para mi lo más importante en mi vida es ser feliz, realizarme personalmente. Pero me pregunto: ¿es la felicidad pequeña del día a día, o el éxtasis y momentos de auténtica felicidad, o un futuro donde alcance la plenitud de la felicidad? Lo más importante es saber que tengo una familia que me quiere, oportunidad de estudiar… cosas que muchas veces doy por sentadas y me permiten “ir tirando”, o cuando de repente surge un plan inesperado y me pongo feliz por la aventura? ¿o lo más importante es vivir de y esperando grandes momentos como cuando decidí entrar o me sentí muy amada por Dios? ¿O será lo más importante en mi vida ir siguiendo el camino de Dios porque eso me llevará al cielo y a la felicidad eterna? ¿Es realmente la felicidad o las cosas que me la aportan lo más importante en mi vida?

Para mi es importante éste mi camino como religiosa, pero tampoco lo tomo como un absoluto, no siempre. Y a veces me desvío, no siempre actúo de manera que favorezca este camino. Me acerco al peligro en vez de alejarme de él, dejo las puertas o abiertas o entreabiertas en vez de cerrarlas y seguir adelante. ¿Pondría en peligro lo más importante de mi vida? Quizás sí, o quizás realmente no lo es.

Es más fácil mirando atrás que mirando el presente. Quizás podamos seguir este camino. Veamos, creo que el momento más importante de mi vida, uno que me marcó profundamente y me ha moldeado es uno que ocurrió hace mucho tiempo, en Inglaterra. Es el momento que yo considero que fue mi auténtica conversión. No sé si fue mi primer encuentro con Dios, pero fue el más potente hasta ahora y es uno que revolucionó mi vida. Ocurrió por equivocación casi, y yo era, a mi parecer, bastante pequeña. Pero ese momento se ha ido desarrollando a lo largo del tiempo. Ha ido creciendo según me iba nutriendo de él. Es un momento que me ha acompañado y me sigue acompañando hasta ahora.

Si el momento más importante fue un verdadero encuentro con Dios. Y Dios sigue siendo. Entonces… ¿será Dios lo más importante en mi vida? Cumple la condición de lo que debería ser y lo que quiero que sea. Y fue importante en el pasado, con lo cual podría ser aún lo más importante. Al fin y al cabo, he moldeado mi vida alrededor de eso, si estoy donde estoy es siguiendo su llamada, porque me ha dado ésta gracia. Lo malo es que estoy en una ligera noche oscura desde hace algún tiempo. Eso dificulta las cosas. Y desde hace un rato me viene a la mente el versículo: Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. (Mt 6, 21) Si Dios es mi tesoro, allí debería estar mi corazón. ¿Lo está? A veces sí y a veces no. Pero eso quiero. Dios es la verdadera fuente de felicidad. En Él alcanzo la plenitud. Es maestro, amigo, compañero, es rey, es misericordia y es Amor. Así que la respuesta a la pregunta sí es Dios. Dios es lo más importante en mi vida. Como quiero vivir en coherencia, debo vivir en consecuencia.

Señor, hoy vuelvo a decirte: “Toma las riendas de mi vida, vuelvo a situarte como el único dueño de mi corazón, hágase en mi tu voluntad. Tú eres mi mayor tesoro, colmas todo deseo, tú lo vales todo.”

n713340392_1087228_7058