Archivos Mensuales: septiembre 2015

Acontecimientos que marcan la diferencia

En un corto periodo de tiempo han ocurrido muchos hechos de diversa índole; hechos que me han cambiado la forma de ver la vida.

Emociones

Hace un tiempo que empecé a recorrer un camino interior difícil; lleno de recovecos, oscuridades y cuestas. Pero también ha sido un proceso muy bonito; tras esas pendientes se encontraban las cimas, la conexión, el conocimiento, el entendimiento. Son muchas las cosas que he experimentado y descubierto.
Este camino ha ido abriéndose paso siguiendo su propio tiempo. Unas veces avanzaba despacio, poco a poco explorando y tanteando el sendero. Otras veces parece que caía por un precipicio o cogía un ascensor, avanzando varios niveles a la vez y atravesando grandes cambios.

En los √ļltimos d√≠as aconteci√≥ un hecho que llevaba esperando mucho tiempo. Era para mi una fecha decisiva. A otra gente puede parecer que los 18 o mayor√≠a de edad no es algo tan relevante. Paro para mi lo es y as√≠ lo viv√≠. S√≠mbolo de libertad, responsabilidades o simplemente el hecho de pertenecer a la sociedad como otro de los “adultos”. Era para mi una fecha muy significativa y momento para empezar a vivir de otra manera. Momento de centrarse, crecer, ser… Momento de convertirse en un buen referente para los m√°s peque√Īos. No s√© bien como expresar ese anhelo oculto y todo lo que subyace. Apenas si estoy dejando entrever la punta del iceberg. En todo caso; otra etapa quemada, otra experiencia vivida, ahora ya se lo que es sentirse ‚Äúmayor‚ÄĚ, estoy preparada para seguir avanzando.

Otro acontecimiento impactante fue el fallecimiento de dos de mis compa√Īeros de colegio, que en paz descansen. Es triste pensar que personas j√≥venes que ten√≠an toda la vida por delante la perdieron en un momento. Si algo he aprendido es que, aunque a veces lo creamos, no somos superh√©roes. Tampoco invencibles. Nuestro tiempo aqu√≠ es ef√≠mero; es por ello que cada segundo cuenta, que debemos disfrutar del don de la vida, que no es fortuito. Que la vida est√© para vivirla, no con euforia y desenfreno, siempre intensamiente, de fiesta experiment√°ndolo todo, quemando etapas. Al rev√©s, tenemos que disfrutar de los detalles, del aqu√≠, del ahora, de lo que nos rodea… Disfrutando de la gente; hoy la tienes delante y no la ves por estar pegada al m√≥vil escribi√©ndole a alguien que esta ausente, y al d√≠a siguiente esa persona no esta, se ha ido y ya no puedes hablar con ella. No. No es la mejor opci√≥n. Conecta con lo que te rodea, no vivas en los sue√Īos.

Y d√©jalos ir… Ya no est√°n. No podemos vivir del pasado. Aprendamos del pasado, proyectemos al futuro pero vivamos y centr√©monos en el presente.

Han sido muchas las cosas vividas estos √ļltimos d√≠as, diversas e intensas las emociones. Eso es agotador. Pero te muestra que la vida pasa, avanza, no es est√°tica. Han habido muchas fuentes de alegr√≠a, tambi√©n de tristeza ansiedad o impaciencia. Tambi√©n he vivido el acompa√Īamiento, la empat√≠a, la solidaridad y fraternidad, la esperanza…

Avancemos, enamor√©monos de √©sta vida que es una. Y demos gracias porque nuestra vida tiene un prop√≥sito y porque sabemos que pase lo que pase, atravesemos el momento que sea, el Se√Īor nos acompa√Īa y nos da fuerza.